Bueno, yo tengo un año acá y nunca es fácil para el extranjero, uno se viene sólo con su mejor ropa, y con muchos sueños por cumplir, como todos no es fácil lograr los sueños, particularmente mi caso: mi 1er trabajo al llegar acá fue limpiar excrementos por 3 meses.

No es fácil después de tener una vida cómoda en tu tierra natal, empezar de nuevo, dejar todo atrás, tu familia, tus amigos, toda tu vida.Para llegar a un país donde no conoces nada ni a nadie excepto el nombre (Chile).

No es fácil.

Me he encontrado con diversos tipos de personas, que te tratan muy mal sólo por ser extranjero y Gracias a Dios también he conseguido muy buenas personas que te ayudan en todo lo que necesites.

La solidaridad que hay en los chilenos es increíble. Personas como la Fundación ha sido de gran ayuda no sólo para mi, sino para todo aquel que la ha necesitado sin importar raza, color, género, y eso se agradece con el corazón.

Es un pequeño Gran detalle de mucho valor y ayuda, y de corazón te doy las gracias por esto que hacen, quizás nadie dice estas cosas, pero para nosotros los que no tenemos a nadie donde sea que nos encontremos, con un simple gesto de afecto, es mucho para uno. Vivir tan lejos de los tuyos y sabiendo que necesitan ayuda te parte el alma.

“Para nosotros, los que no tenemos a nadie donde sea que nos encontremos, con un simple gesto de afecto, es mucho para uno“.

Categorías: Focas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *