Mi nombre es Ana  Cristina,  hace 4 años salí de mi casa en Colombia con la idea de viajar por algunos países de América del sur, en el camino decidí venir a Chile y una jugada del destino hizo que me quedara en este país, en general ha sido un reto estabilizarme aquí, partiendo por el tema de la documentación, asumir mi condición de migrante no es fácil, creo que no lo ha sido en ningún lugar del mundo ni en momento histórico alguno sobre todo cuando no tienes la suficiente solvencia económica, cuando vienes de la clase obrera, cuando estas ubicado en un lugar no tan privilegiado de la sociedad.

Creo que comenzar de cero no es sencillo, también tienes que lidiar con tu situación emocional,  con tus miedos, tus esperanzas, tus limitaciones…en realidad todos los seres humanos estamos en una búsqueda y mi historia no es tan diferente a la de muchas personas que de igual manera están luchando por alcanzar sus sueños. Me gusta Chile, a veces tan dulce y otras no tanto, me gustan sus historias, sus paisajes y su cultura, y cuando me encuentro algo maravilloso aquí  pues  me aferro y lo disfruto  hasta donde más  pueda  porque  lo malo abunda y el mundo está lleno de eso.

Recibir la bici fue súper positivo, necesitaba con urgencia hacer deporte y moverme por la ciudad,  y bueno. ..Pues es bonito saber que hay personas que entregan tiempo y energía para realizar acciones directas que impactan positivamente nuestra realidad.

“Es bonito saber que hay personas que entregan tiempo y energía para realizar acciones directas que impactan positivamente nuestra realidad“.

Categorías: Focas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *